Thursday, July 26, 2007

ELVIS !!!!

ELVIS PRESLEY

Subía hacia el altiplano de Bogotá en un viaje que normalmente dura dos horas y media. Ya habían pasado tres y no estaba ni en un cuarto de camino. Trancones, aglomeración de carros, tractomulas, buses, busetas, motos grandes, pequeñas, ríos de vehículos subiendo a mil o dos mil o en todas las velocidades, el mundo automotor contaminante, loco en carreras estresantes, que no daban respiro. La noche empieza a aparecer después de cuatro horas, sin llegar ni a la mitad del destino. La lluvia y el frío caen para aumentar el hastío. Siento mis nervios estallar en un desafío que me lleva al vacío. Extiendo la mano para coger a ciegas un casete que introduzco en la cajuela, en busca de aquello que me permita escapar de aquel gris y volar con el sonido. El cansancio hace mella y la presión en mis nervios me duerme los dedos. Se tensiona mi cuerpo como un arco a punto de disparar su flecha. Traquetea el viejo casete que me hace pensar que algo se va a romper…una moto desafiante me atraviesa, mientras un carro viejo expira a la orilla del camino entre pitos, smog y el respiro de la máquina que se cansó, tirado a la orilla del río automotor. De pronto, como el golpe de un trueno en un cielo sereno, pero en imagen invertida, el ruido, el caos ambiente se transforma en algo diferente. Un ángel pasa, como pidiendo silencio en aquella barraca. Emerge la voz acompañada de una guitarra eléctrica. Me entremezclo como prendido de un halo ligero que de un golpe seco me traspasa a otra realidad. Disparada la flecha se pierde en el infinito de aquel viaje que me transporta por esa voz que nunca olvidaré y que como en aquel momento, recrea mis sentidos y me llena de un estado de euforia y desasosiego.Ese ese sonido me regresa a mi edad rosada de adolescente cuando esa voz irrumpió en nuestros juveniles mundos y de alguna manera nos transformó. Es la voz de Elvis que me trae inmensos recuerdos como en cascadas de imágenes, que se suceden una a una, cual si en mi mente se presentara el trailer de una película, que por supuesto no era otra que la película de tantos adolescentes que fuimos impactados por el fenómeno ELVIS que no muere y que cada vez que lo escuchamos como me sucedió, no dejamos de pensar que esta vivo. Pero lo maravilloso de aquel casete es que no eran las canciones clásicas de él, sino interpretaciones en inglés de canciones italianas famosas, como “Oh Sole Mio”, “Torna Sorrento”... Es decir que era esa voz fuera de su contexto habitual del rock y que me permitía apreciar con gran deleitación tremenda voz, capaz de subir, bajar, tenerse en el aire como colibrí en supenso, en susurro como el vientoo de pronto cambiar el ritmo y pasar de lo lento a lo rápido de la voz grave a la fina, como un vuelo de golondrina. Se me olvidó el esfuerzo y el trancón inmenso. Llovía afuera pero mis sentidos estaban adentro, en otra aparte, donde no sentía el tiempo, ni el fastidioso espacio que nublaba los vidrios, sin importarme mas allá de quedarme en mi carril y andar al ritmo de los otros, porque el afán desaparecía y mi alma se desentumecía.

Al otro día por un reflejo mecánico en querer repetir la lúdica experiencia, pongo varias canciones de sus diferentes épocas y me extasió reviviendo a ese viejo ídolo. Abro mi computador y leo en Google: “Se cumplen 30 años sin Elvis” !!!

En esos tránsitos de la memoria, me recuerdo que siendo adolescente hice un dibujo de Elvis para mi escuela y lo busco entre mis papeles viejos. A pesar del tiempo ahí dejo como testimonio y quizás admiración a ese que con James Dean, llenaron nuestros espacios y fantasías de juventud y nos hizo ser “rebeldes, aunque con causa.”

1 comment:

El Barbucho said...

Chevere el texto y el dibujo! No comprendo todas las palabras del texto, sino la parte fundamental: que la música puede triunfar dondequiera! (.. con la ayuda del traductor en línea). Buena continuación con el blog!